Saltar al contenido

Cabeceros de cama rusticos

Los cabeceros de cama rústicos son utilizados para darle un toque diferente a tu habitación haciendo que tu cama sea el centro de atención. Puedes encontrar gran variedad en el mercado o por qué no, atreverte a fabricarlo tú mismo.

Por esta razón, en este post, encontrarás algunas ideas que puedes aplicar para hacer de tu cama el foco de tu dormitorio usando cualquiera de los tipos de cabeceros rústicos.

Tipos de cabeceros de cama rústicos

Los tipos más comunes de cabeceros de cama rústicos están hechos con madera o forja. Uno de ellos mucho más resistente que el otro, aunque, la elección del mismo depende del que desees para tu habitación. A continuación, se muestra una explicación sobre cada uno de ellos:

Cabecero de cama de madera rustico

Los cabeceros de cama rústicos son la opción más conveniente para ti si eres amante de los toques más campestres, es un estilo tan relajado que te permite utilizar distintos tipos de madera. Una de las alternativas más simples es utilizar palets, de esta manera, aprovechar su estructura para crear una base sólida o simplemente utilizar sus tablas.

Para lograr una estética más rústica puedes cortar las tablas a diferentes tamaños y envejecerlas con un poco de betún de judea. Otra opción interesante es usar ramas de algún árbol bonito, mediante las cuales puedes armar un cabecero muy decorativo. Solamente tendrás que armar la estructura y clavar las ramas unas con otras.

También, puedes utilizar ventanas, contraventanas o puertas antiguas hechas de madera para armar el cabecero. Con ellas conseguirás un efecto rústico al sacar provecho del envejecimiento natural que adquirieron con el paso del tiempo.

Cabecero de cama de forja rustico

Aunque estos cabeceros son un poco más clásicos, son los más flexibles. Puedes variar el diseño, la pintura y el esquema de colores, consiguiendo un resultado más atrevido y moderno sin sacrificar la resistencia y la durabilidad que ofrecen. Es por ello que combinan con cualquier estilo de decoración.

¿Cómo hacer cabeceros de camas rústicos?

Si eliges fabricar un cabecero de cama rústico, entonces te detallaremos cuales son los pasos a seguir para hacerlo de la forma más sencilla posible. Los materiales y las herramientas a utilizar son los siguientes:

  • Tablas de madera de pino.
  • Lápiz.
  • Regla.
  • Cinta métrica.
  • Sierra de calar.
  • Lijadora.
  • Pintura plástica al agua.
  • Agua.
  • Paletina.
  • Lija.
  • Paño.
  • Cubeta.
  • Tablas de contrachapado.
  • Tirafondos.
  • Pletinas.
  • Escarpias.
  • Taladro-atornillador.

Pasos para fabricar el cabecero de cama rústico

  1. En primer lugar, debes tomar las medidas que deberá tener el cabecero en la pared. En este sentido, tiene que ser la medida de la cama más ambos extremos de 2,08 m. Coloca las tablas sobre un soporte y marca las líneas con el lápiz.
  2. Luego, teniendo sumo cuidado debes cortar las tablas siguiendo las líneas trazadas con el lápiz usando la sierra de calar. Si no estás muy seguro de este paso, siempre puedes acudir a algún carpintero para que se encargue de cortar la madera.
  3. Una vez que la madera tenga las medidas deseadas, tienes que lijar toda la superficie. Puedes emplear un taco de lija o una lijadora eléctrica para este trabajo. Con esta última opción el acabado será mucho mejor.
  4. Ahora es el turno de pintar el cabecero. Para ello, diluye la pintura con un poco de agua para que tenga una consistencia mucho más líquida. A continuación, pinta suavemente la madera para conseguir un resultado más natural y luego deja secar.
  5. Cuando la pintura esté totalmente seca, lija nuevamente para quitar la pelusilla y marcar las vetas de la madera aun más.
  6. Para fabricar el soporte del cabecero tienes que colocar las tablas boca abajo sobre el caballete y poner los tableros de contrachapado para unir y fijar las tablas, colocándolos a cada lado. Deja algunos centímetros de margen para crear un marco pequeño. Usando el taladro y los tirafondos fija el contrachapado a las tablas.
  7. El cabecero tiene que llegar hasta el suelo, por lo que debes ir fijando las tablas hasta llegar al final.
  8. Con el cabecero listo solo debes fijarlo a la pared. Debes hacer un orificio en los tableros para unirlos a la pared usando dos pletinas. Atornilla usando el taladro-atornillador.
  9. Para finalizar, fija a la pared las dos escarpias encajándolas en los agujeros de las pletinas.